Silencio: Octavo Pilar de la Consciencia

Silencio1-300x277El ruido mental es constante para la mayoría de las personas que habitan en ciudades. Quizá solamente los monjes que se encuentran recluidos en lo alto de las montañas, en constante meditación no escuchan ese constante ruido. Así que el ruido mental es normal para una mente humana. No hay nada anormal en ello, tampoco hay nada que temer al respecto.

El ruido mental es el alimento del ego, puesto que es realidad el cúmulo de frecuencias que como colectivo están creando. Estas frecuencias se basan en sistemas de creencias y pensamientos. Es literalmente una frecuencia constante de sonido que envuelve a la tierra y que permanece resonando en el interior de cada conciencia.

Se podría decir que todo cuanto existe se crea en base al sonido. El ser humano por sí mismo es sonido. Aquello que nos brinda vida, late en el centro de nuestro pecho, Como un sonido constante, el corazón es sonido. Los pensamientos y los sentimientos, también crean sonidos. Y estos no se disuelven, ni se pierden en la nada. Por lo contrario crean una oleada de información que permanece en movimiento, resonando como una constante, fluctuando alrededor de la Tierra, encontrando frecuencias que resuenan en sintonía, potenciándose las unas a las otras.

De tal manera, todos esos pensamientos que las personas irradian, permanecen circulando alrededor de la tierra, como sonidos constantes que a su paso, se van uniendo entre sí por medio de la resonancia. La consciencia humana teje las realidades en baso al sonido que sus pensamientos producen.

La humanidad en las últimas eras ha vivido en la creencia de la separación. Es decir se han percibido separados a sí mismos de la Fuente Divina y se han percibido separados entre sí. Esa creencia a su vez, ha dado vida a incontables sistemas de creencias, que permanecen alimentando la idea de la separación de manera constante. El ser humano se percibe separado de la Fuente, crea sistemas que sustentan esa creencia de separación y esos sistemas alimentan el pensamiento constante de separación. Por lo tanto es un círculo interminable, que ha atado a la humanidad durante eras.

Esto ha sido por sí mismo un gran aprendizaje, puesto que incluso en esa creencia de separación han puesto en práctica sus habilidades como creadores. No hay víctimas, ni victimarios puesto que la humanidad, a través de todos esos sistemas de creencias ha aprendido dentro del juego de la dualidad. Realmente todo es perfecto tal como es.

No obstante, ha llegado el momento de la transformación y el retorno al conocimiento de la Fuente. La Luz de la Banda de Fotones se encuentra desmantelando esos sistemas de creencias, puesto que la Luz sitúa cada cosa en su lugar y produce el orden. Inspirados por esa Luz la humanidad comenzó a cuestionarse sus sistemas de creencias y comenzó a ver con nuevos ojos la realidad. Sus ojos y su consciencia se abren cada vez más y es momento de que cada ser pueda ver por sí mismo la conexión interior con la verdad y la Luz.

La verdad se revela a través de la Puerta del corazón y esta se abre mediante el silencio.

Pero, ¿Qué es realmente el silencio? No es la ausencia de sonido. Puesto que esté siempre está, el sonido es eterno, es el origen, el primer lenguaje de la Luz. Nadie ha entrado jamás a un estado de ausencia absoluta de sonido. Pues cuando guardas silencio o entras en meditación, hay sonidos a tu alrededor. La naturaleza produce sonidos, tu propio corazón no deja de latir. Así que el silencio, no es ausencia de sonido. ¿Tienes una idea de lo que el Silencio realmente es?

El silencio es en realidad la atención plena. Es estar en el momento presente para comprender y discernir lo que te rodea. El silencio es el amigo íntimo de la verdad.

¿Has notado? En muchas ocasiones, al escuchar un sonido que no logras determinar, has tenido que guardar silencio para comprender el origen de ese sonido. En muchas otras ocasiones, durante una conversación, has tenido que guardar silencio para comprender lo que se está hablando, pudiendo entonces llevar esa información hacia tu interior.

Claro está, el silencio permite escuchar mejor para comprender. Y la comprensión es la puerta abierta hacia el conocimiento de la Verdad.

El ruido mental es el alimento del ego, puesto que el ruido es exterior. Puede ser que tu mente tenga un temor o un pensamiento negativo y este vibrara en disonancia con la Verdad de tu corazón. Así como tú, muchas personas más tienen pensamientos negativos similares. Recuerda, estos son sonido, aun cuando no los puedes ver. Crean una vibración y estas buscan siempre afinidad para multiplicarse. El ruido mental es producto de esos pensamientos negativos unidos, es una vibración colectiva que se basa en el miedo para existir y de esa forma, alimentar al ego, el cual habita por sí mismo en la consciencia de separación. Mientras que el silencio es producto del alma y el corazón.

Puede ser que tu mente este en constante ruido, pero tú corazón solo sostiene un sonido: su latido, el cual es universal. El latido de tu corazón es el sonido más sagrado que tu cuerpo sostiene. Es la vibración pura de la Vida, si este se apaga, la vida para tu cuerpo se apaga. El sonido del latido de tu corazón permanece sintonizado con el latido del corazón de la Tierra y la vibración del centro de la Galaxia. Es el eterno OM, que llevas por siempre resonando en tu interior.

Por lo tanto, el ejercicio del silencio implica simple y sencillamente escuchar tu corazón. ¿Cuantas veces no te lo han dicho? ¡Pero tú querías escuchar palabras sabias provenientes de tu corazón!

Es decir, esperas que tu corazón te hable de la misma manera que tú ego lo hace. Tu corazón siempre está en silencio, sosteniendo solo una vibración: el Amor, la cual humildemente está representada por ese pequeño latido, que no es otra cosa más que el sostén de tu vida.

Cuando tus guías te dicen “escucha tu corazón” quieren decir que guardes silencio y prestes atención a ese latido. Eso, por sí mismo té va a situar en el momento presente en atención plena. Y es a través de esa atención plena, que tu Alma hablara mostrándote tu verdad. Eres vida, abundancia, plenitud, alegría. Eres la Divinidad encarnada en un cuerpo físico, eres Luz. Y eso simboliza el latido de tu corazón, es la fuerza del Amor.

Este Pilar de la Consciencia por supuesto se trabajará en las articulaciones de la mandíbula y porta la frecuencia del Rayo Blanco. Su propósito es despejar las creencias y energías anidadas en ese espacio que perpetúan la consciencia de separación y que se encargan de sostener la energía y la conexión con el ruido mental.

Es momento de vivir la Verdad desde la simpleza del corazón, la cual siempre mostrara el camino.

Meditación: Silencio

Fuente: quantumholoforms.com

Anuncios

Publicado el 12 enero, 2016 en Los 13 Pilares de la Consciencia y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: