Biodescodificando: Resfriado o Gripe

gripe¿Qué emoción oculta hay detrás de un resfriado o una gripe?

Cualquier molestia que yo no sepa gestionar, comprender o aceptar, puede ser  causa de una gripe.

Llega la Navidad y con ella el invierno y el frío. Esto ya son motivos suficientes para que la gripe exista en nuestras vidas.

Pero hay diferentes factores que intervienen cuando nos resfriamos, acatarramos o tenemos gripe.

Por un lado están las creencias: ¿crees que el frío puede enfermarte? o ¿crees que la gripe se puede contagiar? Pues si así lo crees, así será, no tengas la menor duda.

Ejemplo: Imagina que casi nunca has tenido una gripe, pero a los 35 años, “casualmente” empiezas con ella, después de que en en trabajo  se insista a todos a vacunarse contra la gripe. A partir de ese momento y durante muchos años, tienes gripe unas tres o cuatro veces al año. Sin saber para qué tienes gripe, pero teniendo en cuenta ahora, que en esa época no creías en el resultado de las vacunas. La creencia limitante era por tanto (en este caso particular) que las vacunas enferman. Como ves, las creencias son realmente muy potentes y pueden generar en nuestra biología cambios muy concretos.

En consulta te ayudamos a eliminar esta creencia y a vivir la vida desde otra perspectiva.

Una vez sanada las creencias limitante, vamos a buscar  qué conflictos que hay detrás de un resfriado resfriado o gripe.

Una gripe, catarro o resfriado nos indica qué alguna situación nos ha provocado un enfado o una relación tensa con alguien y esa rabia retenida acaba manifestándose en el cuerpo.

Los síntomas del resfriado son tos, dolor de cuello (algo que quiero decir y no me atrevo) dolor en los  oídos (algo que no quiero escuchar), nariz tapada, mocos (algo me huele mal, no me gusta, hay amenazas en el aire o ambiente, quiero separarme de esa situación), frío (algo me disgusta, estoy frío con alguien), dolor de cabeza (le doy vueltas al asunto), etc…

Por ejemplo: El simple hecho de que el jefe me pida que me quede más horas a trabajar cuando ya tenía planeado hacer algo, me provocará un disgusto que puede terminar en gripe. También son muy frecuentes los refriados navideños, el sólo hecho de reunirnos con la familia nos puede causar enfado por tener que estar con familiares con las que preferirías no estar, pero es Navidad y la tradición “nos obliga” a poner buena cara e intentar disimular. En definitiva, cualquier enfado puede acabar en resfriado si no lo sabemos gestionar adecuadamente.

Si el enfado no se expresa de alguna manera, terminará manifestándose en tu cuerpo con un síntoma.

 Tu resentir puede ser del tipo:

·         “Me han invadido el territorio”, siento que invaden mi vida”.

·         “No me lo esperaba, me han tirado un jarro de agua fría”.

·         “Nadie estuvo de acuerdo conmigo, me sentí solo y sin apoyo”.

La gripe está frecuentemente relacionada con la ira, con respecto a algo o alguien, sobre lo que dijo o hizo y que no te gusto o no supiste reaccionar. La emoción que se oculta detrás de una gripe o resfriado puede ser:

·         Reacciono mal ante las opiniones o críticas de los demás.

·         Miedo a reaccionar con furia.

·         Miedo a defender mi opinión o posición.

·         Incapacidad para “responder” asertivamente.

La gripe o resfriado es una fase de curación, aparece cuando ya se ha resuelto el conflicto. Mientras estás en tensión y estrés, el cuerpo se protege. Cuando sacas el resentimiento o te alejas de la situación, el cuerpo entra en vagotonía, es decir, necesita un espacio de silencio y descanso para recuperarse.

Cuando hay peleas  o discusiones prolongadas en el tiempo, el resfriado se convierte en bronquitis.

Cualquier enfado puede acabar en resfriado si no lo gestionas adecuadamente.

¿Cómo puedo gestionarlo adecuadamente?:

Primero tomando conciencia del enfado, recuerda que si hay síntoma es porque no somos conscientes del conflicto. Reconoce lo que te enfada y cámbialo, si tienes que ir a la comida de Navidad, puedes ir  pero sin expectativas, aceptando la situación y no esperando que los demás cambien. Si te enfadas es por tus propias expectativas, porque quieres que las cosas sean como tú crees que deben ser. Pero, sin expectativas no hay enfado, es más, cuando no hay expectativas tu cambias y de repente las personas también cambian y ya nada de lo que hagan o digan te pueda enfadar, tu percepción ha cambiado.

Practica el vivir sin expectativas ante la idea de cómo deberían comportarse los demás, practica vivir el presente sin esperar nada de nadie y verás como el mundo cambia ante ti. 

Fuente: m.rosabio.com

Anuncios

Publicado el 15 diciembre, 2015 en Biodescodificando y etiquetado en , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: