Sentido biológico del síntoma

20150724090913

El sentido biológico es un tipo de inteligencia memorizada en nuestras células. El simple hecho de preguntarnos el por qué de dicha solución biológica da un giro completo a la actual comprensión de la enfermedad.

La ley del sentido biológico de las enfermedades o ley de la 5ª esencia postulada por el Dr. Hamer dice:

“Todas las enfermedades responden a un programa especial de la naturaleza que tiene pleno sentido filogenético”

Esta ley biológica nos abre a la comprensión de unión con todo lo que nos rodea y vemos en ella la inteligencia que hay detrás de todo y de todos.

Todo síntoma tiene un sentido, un sentido biológico, un “para qué”. De hecho, hay que buscar la utilidad del síntoma, ya que el síntoma, en sí mismo, tiene una utilidad biológica. El sentido biológico es automático e inconsciente y adaptado a la perfección al problema.

En nuestro inconsciente, la inteligencia interior no puede diferenciar entre lo que ocurre realmente y lo que siento. Para el inconsciente todo es verdad y la emoción se convierte en el vehículo que activa los resortes de los códigos de nuestra naturaleza interior.

En la naturaleza encontramos continuamente ejemplos de lo que es el sentido biológico:

– Las gallinas ponen huevos todos los días porque se los sacamos. Si no se los quitáramos, pondrían ocho huevos y pararían, no pondrían más. Pero cuando nos los llevamos, ellas se adaptan a la situación poniendo más huevos.

– Los peces ponen miles de huevos porque sólo sobrevivirán unos cuantos. Hay alguna excepción, como el caso de un pez que sólo pone cinco huevos y cuando hay peligro, se los pone en la boca para protegerlos.

– Una leona tendrá la descendencia que le permita su territorio de caza. Si es muy grande ese territorio, tendrá seis o siete cachorros. Si es muy pequeño, tendrá uno o dos. Una inteligencia innata en ella sabe que eso es así y se adapta a la perfección.

elefantes en el kilimandjaro

– En África, la mitad de los elefantes que nacen vienen sin colmillos o defensas. La explicación de los zoólogos es que los elefantes necesitan sus defensas para escarbar la tierra y encontrar el alimento, además de como defensa. Pero los cazadores furtivos ponen en peligro a la especie por causa del marfil. Si no tienen esas defensas, les será muy difícil la supervivencia. Pero si tuvieran colmillos, los matarían los cazadores. La solución biológica ha sido: 50% de elefantes con colmillos, es decir, con defensas y 50% sin colmillos.

– Las acacias, comida preferida de las jirafas, producen una toxina muy tóxica para que no se las coman. Cuando la población de jirafas desciende a un nivel tolerable de supervivencia de las acacias, éstas dejan de fabricar dicha toxina y las jirafas pueden volver a comerlas.

Este sentido biológico también está presente en el ser humano, pero nos encontramos con un adicional: el inconsciente de las personas no sabe distinguir entre la realidad y su propia mente. Tanto es así, que podemos enfermar y de hecho enfermamos por la manera en la que vivimos nuestras experiencias. Ejemplos sobre ello de casos clínicos reales extraídos del Tratado de biodescodificación de Enric Corbera:

– Una mujer tenía un marido alcohólico. Ella lo quería, pero él bebía mucho. Esta mujer desarrolló un cáncer de pecho  izquierdo. Para ella su marido “era como su bebé”, lo quería proteger del exceso.

– Una mujer hace una trombosis de la arteria uterina, es su segundo parto. ¿Para qué? Para evitar perder sangre. En el primer parto tuvo una hemorragia grave, aunque ella ya ni lo recordaba. Pero su cuerpo sí y envía una solución biológica, aunque sea una solución fuera del momento en que aquello ocurrió, pero el inconsciente siempre busca proteger a la persona de sucesos iguales o similares.

– Me peleo con mi hermano y el disgusto es muy fuerte. Pienso que el tiempo todo lo cura, pero no es verdad. Llega la Navidad, la familia se reune, me siento frente a mi hermano. Aparentemente no pasa nada, pero a las pocas horas me siento mal y vomito, porque mi inconsciente detecta el peligro y la comida se vuelve tóxica aunque sea un manjar.

La idea es poder empezar a entender que la enfermedad es una solución biológica a un conflicto real o simbólico. Nuestro cerebro no puede distinguir, sólo es sensible a la emoción. La enfermedad es una solución de adaptación irracional, no es inteligente tal como entendemos nosotros la inteligencia.

La curación pasa entonces por comprender de la situación y que se de un cambio profundo en la persona. El tratamiento va orientado a la toma de conciencia y soltar la emoción.

toma de concienciaNos podemos entonces preguntar:

¿Ser conscientes del conflicto es suficiente para desprogramar la enfermedad? La respuesta es NO.

Es importante no confundir la toma de conocimiento con la toma de conciencia, no son lo mismo. La toma de conocimiento es: “Ok, lo he entendido”, pero esto no cambia nada. La toma de conciencia es la integración de la información, incluso sin darnos cuenta de ello. Con lo que sólo teniendo el conocimiento no nos sanamos, tiene que haber toma de conciencia e incluso unas acciones que acompañen a esa toma de conciencia.

Anuncios

Publicado el 30 octubre, 2015 en Biodescodificando y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: