Paciencia: Quinto Pilar de la Consciencia

pacienciaPaciencia, el quinto Pilar de la Consciencia lleva consigo la energía de la transformación y la observación.

Muchas personas dicen que la Paciencia es la ciencia de la Paz. Y ciertamente lo es, pues la Paciencia es una virtud que se representa por el acto de saber esperar. Es el entendimiento de los ciclos. La comprensión de la forma, en la cual, los tiempos se ajustan para brindar los resultados apropiados, en el momento perfecto.

La Madre Tierra es la Maestra más grande de la Paciencia y su enseñanza la transmite a través de los ciclos de la Vida, aquello que es más Sagrado en esta Tierra. Desde la gestación de una semilla, hasta la gestación del ser humano, la Paciencia es la guía que nos acompaña en esos procesos de creación.

Toda gestación lleva consigo un proceso de incubación, en el cual, la vida se prepara a sí misma para poder dar lo mejor de sí. Una semilla tiene todo el potencial para ser un árbol o una planta. Sin embargo, no se convertirá en nada, hasta que transcurra el tiempo concreto, para que su vida pueda surgir. Este potencial, más la premura y la anticipación, no darán el impulso necesario para que surja hacia la existencia. Es la Paciencia, el acto de saber esperar, pero ante todo, lograr disfrutar de cada fase del proceso, lo que hará que la semilla se convierta en un magnifico árbol.

Ocurre lo mismo con la vida humana y animal. La gestación lleva consigo ese sagrado período de incubación, en el cual, cada una de sus etapas trae consigo una enseñanza y una experiencia que por sí misma, van gestando lo que vida humana será. De nada sirve desesperarse, anticiparse y querer saber cómo será el siguiente paso o el siguiente momento. Eso no se mostrará hasta que llegue el momento correcto.

El ser humano, por lo tanto, sufre por su falta de entendimiento y conexión con esos ciclos que la vida por sí misma propone. El ser humano quiere conocer, anticiparse y saltarse todo proceso de incubación. Esto surge a consecuencia del ego, que tanto miedo tiene a lo desconocido, al vacío. En aquello que no conoces descansa el potencial para crear lo inimaginable. En el vacío habita el potencial de la creación. Pero esto se revela en su momento y a su tiempo. Jamás por tu impaciencia lograrás que el sol se ponga antes de tiempo.

El tiempo por lo tanto, es el mejor amigo de la Paciencia. El tiempo, es aquello que ayuda a determinar el flujo de la creación. Y tener paciencia no es saber soportar el paso de las horas o los años. Sino saber comprender que el tiempo realmente es eterno. Es saber disfrutar el momento presente, vivir plenos. Aun cuando desconoces el desenlace y aun cuando estás viviendo en el proceso de incubación.

El Pilar de la Consciencia se activa elevándose hacia las articulaciones de los hombros. Se dice que el Ser humano carga el peso de los años en su espalda y cuando van envejeciendo su columna se va encorvando. Este peso es la consecuencia de vivir continuamente en la desesperación y la anticipación ansiosa del futuro.

La consciencia constantemente se está proyectando, deseando saber qué es lo que va a ocurrir. Por ello es que tienen tanta afición a los videntes y a las predicciones. Nadie puede predecir tu futuro, puesto que este es una creación de tu consciencia a cada paso del camino. Existen millardos de potenciales, ¿en verdad deseas darle tu poder a un vidente? Cuando en realidad, ese vidente está tan confundido como  tú. Nada crea un mejor futuro que la experiencia plena y amorosa del momento presente. Pues desde el ahora, habitando en Alegría y Amor, proyectas hacia el campo cuántico las energías equilibradas y amorosas para crear un futuro en armonía.

Es necesario liberar ese peso de los hombros. Esa carga ansiosa que persistes en llevar. De manera que la energía del ahora pueda impregnar tu consciencia con la virtud de la Paciencia.

Es en el ahora que todo puede estar en Paz.

La virtud de la Paciencia en ocasiones te pedirá que dejes ir aquello para lo cual, todavía no estás preparado y aquello que todavía no tiene su momento y su tiempo. Tu ego puedo desear muchas cosas pero tu alma te entregará únicamente aquello que verdaderamente necesitas en este momento para cumplir con tu plan. Dejar ir es un acto de paciencia, es saber comprender que los ciclos son perfectos para cada ser y que cada momento llega en su momento preciso. Jamás te arrepientas por lo que no hiciste o por lo que hiciste en el pasado. Aquello que hiciste era porque lo tenías que hacer, aquello que no hiciste era porque no era su momento. Todo tiene un propósito, más el desenlace de cada cosa, jamás lo podrás anticipar. Vive en el momento presente, no busques hurgar en el futuro ni escarbes en el pasado. Hoy eres la consecuencia de las decisiones que tomaste y los actos que creaste. El mañana será la consecuencia de lo que eres hoy.

Meditación: Paciencia

Fuente: quantumholoforms.com

Anuncios

Publicado el 9 octubre, 2015 en Los 13 Pilares de la Consciencia y etiquetado en , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: